La Tecnología Social.– Un reto social para la innovación

Creado el 2010-06-21 14:45:04 por Adriana Martínez Sans

Autor: Luis Goenaga, Presidente de APTES.

Las sociedades van evolucionando a través del acceso y desarrollo del conocimiento, del progreso el respeto a la dignidad de las personas y de la aplicación progresiva de estos principios a través de normas y sistemas sociales que se insertan en la vida cotidiana de los ciudadanos de cualquier edad y condición. Este proceso es sin duda lento pero continuo salpicado de momentos en los que se producen ciertos retrocesos que luego son superados con creces. La innovación social camina en paralelo con los cambios tecnologicos y con el reconocimiento de los derechos humanos, en un recorrido continuo traccionado por las demandas sociales de colectivos desfavorecidos o relegados por la fuerza de la dinámica de los mercados. En este constante devenir de los acontecimientos económicos y sociales, hoy más que nunca, la tecnología aplicada a los diferentes espacios económicos, educativos, sanitarios y de servicios de cualquier tipo juega un papel relevante.

La tecnología, entendida como conocimiento aplicable a diversos problemas, y los destinos hacia los que dirigimos sus usos también han de evolucionar, y es en esta nueva concepción de la aplicación de la Tecnología donde queremos detenernos. Hoy en día los avances tecnológicos comprenden áreas científicas y sociales muy diversas pero pueden describirse alrededor de cuatro paradigmas básicos del conocimiento referidos a de los sustratos esenciales de vida en ngeneral y de los humanos en particiular. El milenio ha concluido con el dominio de cuatro disciplinas referidas a lo atómico en los materiales, a los genes y su secuenciación alrededor de la esencia de la vida, a las neuronas y su comportamiento dentro de la  dinámica cerebral y al bit como unidad de información a la que toda comunicación puede referirse. Este dominio del conocimiento en lo micro abre las puertas a través del uso combinado de estos conocimientos a un enorme espacio de soluciones. La gran cuestión es como la sociedad encamina los problemas  a los que dar respuesta con estas soluciones. El progreso científico y tecnológico tiene que estar acompañado de un avance equivalente en la elección del espacio de su aplicación y es aquí donde la Tecnología Social busca crear un enfoque finalista en el logro de la calidad de vida de los ciudadanos explicitando esta aportación en la finalidad última del empleo del conocimiento.

En APTES (Asociación para la Promoción de la Tecnología Social  www.tecnologiasocial.org) hemos percibido desde hace más de 6 años cómo el foco del conocimiento aplicado debe extenderse más allá de los espacios de la economía para adentrarse en ámbitos sociales en donde su aplicación dará lugar a transformaciones sociales de impacto positivo en el economía y en la calidad de vida. La tecnología tiene un enorme impacto en los espacios sociales especialmente si se tratan de tecnologías de difusión pública. Esto está ya ocurriendo en el espacio de las Tecnologías de la Información donde la ubicuidad en la comunicación permite incidir en transformaciones sociales en los modos de comunicar y relacionarse dando lugar a redes sociales hasta ahora impensables. Pero no es suficiente con dejar que la tecnología establezca nuevos modos de relación social, sino que es posible y conveniente hacer el ejercicio inverso. Necesitamos orientar y dirigir la solución de problemas sociales vinculados con la calidad de vida, el envejecimiento poblacional, la formación continua, la lacra de la violencia doméstica, y otros problemas con el apoyo de soluciones tecnológicas que impongan un aprovechamiento real y social a la investigación aplicada a la que la sociedad dedica importantes recursos.

La Tecnología Social es un nuevo campo de aplicación de la tecnología que se dispone actualmente o que se está creando para dar cobertura, además de a necesidades del mercado, a otros problemas vigentes o emergentes cuya resolución genera un importante valor social. Esta aplicación de la tecnología social va a dar lugar a innovaciones en los modelos de relación y en la calidad de vida de las personas, a través de la sensibilización y el diseño para la innovación social en las que se desarrolla y fomenta una nueva actitud para enfocar activamente el conocimiento tecnológico en situaciones de cambio social. Existen barreras significativas para el desarrollo de la Tecnología Social y de la Innovación Social que habrá que liderar en los próximos años a través de la acción coordinada de asociaciones, centros tecnológicos, administraciones públicas y otros grupos de interés y entre las que cabe citar:

  • Una visión bastante restrictiva de la tecnología en su aplicación al campo científico y empresarial por parte de la sociedad en general.
  • Una separación excesiva de las competencias tecnológicas y humanísticas, tanto en la educación superior como en la organización sectorial de las organizaciones resultado de una visión fragmentada de la estructura social.
  • Un diseño restrictivo de los sistemas o dispositivos tecnológicos con destino a una gran mayoría de usuarios vinculados con un uso exclusivamente comercial de la tecnología, y no a colectivos con necesidades específicas.
  • Una falta de espacios de certificación de nuevos dispositivos y normas de acceso para todos en el diseño de edificios, espacios públicos y otros lugares.
  • Una carencia de un espacio de formación integrado donde se desarrollen las capacidades técnicas y la visión de la persona como destinatario de soluciones tecnológicas.

 

Es por ello que la Tecnología Social requiere un lugar en las preocupaciones de los gestores privados y públicos, y los que trabajamos en ello, a través de diferentes organizaciones, debemos fomentar espacios de encuentro donde se desarrollen estos debates y se promuevan iniciativas. Estas han de concluir en proyectos de transformación social, donde el empleo de la tecnología tenga un papel significativo. Desde Aptes hemos abierto, a lo largo de 6 años de existencia, distintas iniciativas para la elaboración de proyectos de investigación aplicada, dedicando esfuerzos significativos para lograr una titulación de Master Oficial en Tecnologías de Apoyo, así como la creación de espacios de encuentro entre diferentes asociaciones de usuarios y centros tecnológicos. Nada es más eficiente que un buen ejemplo donde se aprecie el valor de la aplicación de la tecnología en el campo de lo social y donde se puedan superponer beneficios económicos y sociales en un claro gana-gana, con la aplicación del conocimiento a situaciones de potencial mejora en la calidad social.

Estamos en tiempos de cambios y no cabe duda de que la correcta orientación de las decisiones de estos días y meses van a condicionar el futuro. Y estas decisiones deben estar conectadas con un mejor aprovechamiento del conocimiento en beneficio de la calidad de vida. Estamos a las puertas de nuevas innovaciones sociales en donde la tecnología ha de jugar un papel fundamental. La vinculación entre innovación social y tecnología social no deja de ser una conexión inseparable de cuyo buen enfoque y dirección depende en gran medida la existencia de un progreso consciente de cara a nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Comentarios